Calvino contra Servet

 

El Lado Oscuro de Calvino

Por Dan Corner

 

[Capítulo 3 del libro, The Believer’s Conditional Security
(La Seguridad Condicional del Creyente, por Dan Corner)

[Se anima al lector a duplicar el artículo, pero sin cambio, alteración u omisión de ningún tipo]

(Está permitida solamente la reproducción total y no parcial de este escrito. Usted puede imprimirlo y distribuirlo libremente con tal de que no altere su contenido y de que retenga las direcciones postal y electrónica que se encuentran al final).

En Ginebra, con una población de 16,000 habitantes, se llevaban a cabo cincuenta y siete ejecuciones y setenta y seis expatriaciones en un periodo de cinco años. Todas estas condenas eran sancionadas por Calvino. (Samuel Fisk, Calvinistic Paths Retraced [Las Sendas Calvinistas Desandadas] Murfreesboro, TN: Biblical Evangelism Press, 1985, pág 115).

Para preparar un sistema eficaz, Calvino hizo uso del estado para infligir penas más severas. Dichas penas demostraron ser excesivamente violentas, en 1546 cincuenta y ocho personas fueron ejecutadas y setenta y cinco desterradas (Earle E. Cairns, Christianity Through The Centuries: A History of the Christian Church [El Cristianismo a Través de los Siglos Una Historia de la Iglesia Cristiana] Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House, 1981, pág. 311).

Desde 1541 hasta 1559 tuvieron lugar los actos oficiales del Concilio, exhibiendo un oscuro capitulo de censuras, castigos, encarcelamientos, y ejecuciones. Durante los estragos de la peste en 1545, más de veinte hombres y mujeres fueron quemados vivos acusados de brujería, y de una perversa conspiración para propagar la horrible enfermedad. Desde 1542 hasta 1546 se llevaron acabo cincuenta y ocho juicios de muerte y setenta y seis decretos de destierros. Durante los años 1558 y 1559 los casos de varios castigos para toda suerte de ofensas sumaron cuatrocientos catorce–una proporción muy grande para una población de 20,000 habitantes.

Los oponentes de Calvino-Bolsec, Audin, Galiffe (padre e hijo)-recurren a la mayoría de estos hechos, y, pasando por alto todo lo bueno que él ha hecho, condenan al gran Reformador como un despiadado y cruel tirano (Philip Schaff, History of the Christian Church [Historia de la Iglesia Cristiana], Vol. VIII, Grand Rapids, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Company, Reprinted 1995, Third Edition, Revised, páginas 492, 493).


Usted está a punto de leer una parte importante de la historia de la iglesia del período de la Reforma, que ha sido tan encubierta en nuestros días, que muy pocas personas tienen conocimiento de los hechos. Prepárese para un susto.

El 27 de Octubre de 1553, Juan Calvino, el fundador del calvinismo, tenia a Miguel Servet, el médico español(1), clavado con estacas en las afueras de Ginebra, siendo consumido en las llamas por causa de sus herejías doctrinales!(2) Este acontecimiento era algo que Calvino había considerado un largo tiempo antes que Servet fuera siquiera capturado, por el hecho de que Calvino escribió a su amigo, Farel, el 13 de febrero de 1546 (Siete años antes del arresto de Servet) y quedó registrado como diciendo:

Servet me escribió recientemente con una presumida arrogancia, e incluyó a su carta un largo volumen de sus delirantes fantasías, que a mi parecer son algo desconcertantes e insólitas. El se hará cargo de venir hasta aquí, si yo estoy de acuerdo. Pero yo no estoy dispuesto a dar mi palabra para su seguridad, porque si él viniese, de ninguna manera le permitiré partir vivo, de tal modo que mi autoridad sirva para este provecho.(3)

Obviamente, en ese día en Ginebra, Suiza, Calvino tenia la autoridad final. Es por esto que algunos se refieren a Ginebra como la “Roma del Protestantismo”(4) y a Calvino como el “famoso ‘Papa’ Protestante de Ginebra.”(5)

Durante el Juicio a Servet, Calvino escribió a su amigo:

Yo espero que el veredicto requiera la pena de muerte. (6)

Aunque Calvino consintió con el pedido de Servet para ser decapitado, él aparentemente aprobó el modo de ejecución empleado. Pero, ¿Por qué quería Calvino que Servet fuese decapitado? ¿Por qué deseaba la muerte de Servet en primer lugar? Contestemos estás dos preguntas en orden:

En un momento dado, es verdad, Calvino quiso a Servet decapitado. La decapitación era empleada para los ofensas civiles, y Calvino quiso aparentar como que esto era una cuestión civil en lugar de una religiosa. Pero como no había apoyo para esto, la idea fue desechada.(7)

Para rescatar a Servet de sus herejías, Calvino contestó con la ultima edición de sus Institución de la Religión Cristiana, que Servet devolvió prontamente con comentarios marginales insultantes. A pesar de las suplicas de Servet, Calvino, que desarrolló un intenso odio a Servet durante la correspondencia, rehusó devolver cualquier material incriminatorio.(8)

Declarado culpable de herejía por las autoridades católico-romanas, Servet escapó de la pena de muerte en un descanso en la prisión. Dirigiéndose a Italia, Servet se detuvo inexplicablemente en Ginebra, donde el había sido denunciado por Calvino y los Reformadores. El fue capturado el día de su llegada, y sin querer retractarse, fue condenado como hereje y quemado en 1553 con la tácita aprobación de Calvino. (9)

Por favor note que Servet devolvió a Calvino sus Institución con comentarios marginales insultantes. ¿Pudo éste hecho haber engendrado en Calvino un intenso odio hacia él?. En cuanto a Calvino, ¿cómo veía él su propio trabajo de la Institución? En 1545, Juan Calvino escribió:

Yo no me atrevo a dar también sólido testimonio a su favor, ni declarar cuan provechosa pueda ser su lectura, para que no parezca que aprecio excesivamente mi propio trabajo. Sin embargo, yo puedo dar bastante seguridad a esto, que él será un tipo de llave que abre a todos los hijos de Dios un recto y eficaz acceso al entendimiento del sagrado tomo. También, si nuestro Señor me da de aquí en adelante los medios y oportunidad para componer algunos Comentarios, yo usaré la mayor brevedad posible, y en eso trataré de no tener ocasión para hacer largas digresiones, ya que yo tengo de una manera deducida en forma extensa todos los artículos que pertenecen la cristiandad.

Y desde que nosotros nos ligamos al reconocimiento de que toda verdad y doctrina legítima proceden de Dios, yo me aventuro en declarar lo que yo pienso de éste trabajo y lo reconozco como el trabajo de Dios en lugar del mío. A él, de hecho, la alabanza que debe solamente a él atribuírsele.(10)

Uno no puede evitar reconocer la similitud entre la exaltada estimación de Calvino hacia su propio libro y Mary baker Eddy, la fundadora de Ciencia Cristiana, que tituló a su propio libro, Ciencia y Salud Con Llave a las Escrituras. Los dos creían que tenían una llave para las Escrituras.

El Arresto y Encarcelamiento de Servet

En el curso de su huida desde Viena, Servet hizo una parada en Ginebra y cometió el error de asistir a un sermón de Calvino. Él fue reconocido y arrestado después de los servicios.(11)

Calvino lo tenía arrestado [a Servet] como un hereje. Declarado culpable y quemado hasta morir.(12)

Pero el destino de Servet estaba decidido irrevocablemente. “En prisión el fue sujeto a un cruel trato; y le negaron el beneficio de un abogado … Sus puntos de vista religiosos no habian sido expuestos ni impresos en territorio de Ginebra. El gobierno de Ginebra, por lo tanto, no tenía ni la más mínima jurisdicción legal para su arresto, encarcelamiento, tortura y muerte.”(13)

Desde el momento en que Calvino lo tenia arrestado el 14 de agosto hasta su condenación, Servet pasó sus días restantes “… en un atroz calabozo sin luz ni calefacción, con poca comida, y sin instalaciones sanitarias.”(14)

Sea observado que alrededor de los pies de Servet fue puesta madera semiverde y una corona de azufre fue esparcida en su cabeza. Tomó mas de treinta minutos darlo por muerto en semejante fuego. Otro registro asume que fueron tres horas. Dirigiéndose a la ejecución, el amigo de Calvino, Farel, caminaba junto al hombre condenado.

Farel y Servet

Farel caminaba junto al hombre condenado, y mantenía un constante ataque de palabras, en completa insensibilidad a lo que Servet podría estar sintiendo. Todo lo que él tenia en mente era arrancar del prisionero un reconocimiento de su error teológico–un ejemplo impactante de un desalmado tratamiento para curar almas. Unos minutos después de esto, Servet dejó de responder y oró en voz baja para sí mismo. Cuando ellos llegaron al lugar de la ejecución, Farel anuncio a la expectante muchedumbre “Aquí ustedes ven cuánto poder posee Satanás cuando tiene a un hombre bajo su dominio. Éste hombre es un estudioso de distinción, y él quizás creyó que estaba actuando correctamente. Pero ahora Satanás lo posee completamente, como podría también poseer a ustedes, de manera que ustedes caigan en sus trampas.”

Cuando el ejecutor empezó su trabajo, Servet susurró con voz temblorosa “¡Oh Dios, Oh Dios!” El frustrado Farel exclamó exaltado “¿No tienes nada más que decir?” Esta vez Servet le contestó “¡Qué otra cosa podría hacer, sino hablar con Dios!” Entonces él fue levantado y colocado en la hoguera y encadenado a las estacas. Un corona mezclada con azufre fue colocada en su cabeza. Cuando las fajinas fueron encendidas, un lamento penetrante de horror salió de él. “¡Misericordia, misericordia!” él sollozó (gritó). Por más de media hora la horrible agonía continuó, porque la pira se había hecho de madera semi verde y se quemaba lentamente. “Jesús, Hijo del Dios eterno, tiene misericordia de mí,” el hombre atormentado exclamó en medio de las llamas ….(15)

La agonía, sin embargo, fue prolongada. Parece ser que en el caso de Servet fue usada madera verde, por eso fue que tomó tres horas antes de que él fuera declarado muerto.(16)

Calvino y Farel vieron, en su negativa a retractarse, sólo la obstinación de un hereje incorregible y blasfemo. Nosotros debemos reconocer en él la fuerza de su convicción. Él perdonó a sus enemigos; él pidió perdón incluso a Calvino. ¿Por qué no debemos perdonarlo nosotros? Él tenía una naturaleza profundamente religiosa. Nosotros debemos honrar su devoción entusiástica a las Escrituras y a la persona de Cristo. De las oraciones y eyaculaciones insertadas en su libro, y de su lamento pidiendo misericordia, es evidente que él le rindió culto a Jesucristo como su Señor y Salvador.(17)

Así el hereje fue puesto en silencio, ¡pero a que precio! Por más de tres siglos el humo y las llamas que ascendieron sobre el cuerpo torturado de Servet han lanzado una luz pavorosa hacia atrás sobre la figura de Calvino.(18)

Farel notó que Servet podría haber sido salvado cambiando la posición del adjetivo y confesando a Cristo como el Hijo Eterno en lugar de como el Hijo del Dios Eterno.(19)

Aunque la Biblia declara, “Y todo el que invoque el nombre del Señor, será salvo” (Hechos 2:21, NVI. Esta versión se usará a lo largo del artículo a menos que se indique lo contrario. Ver También Ro. 10:13 y comparar con Lc. 23:42, 43), Farel todavía consideró a Servet como un hombre no salvo al final de su vida.

Como las autoridades Católico-Romanas de 1415 quemaron a Juan Hus(20) a la estaca por razones doctrinales, Juan Calvino, semejantemente, quemó a Miguel Servet a la estaca. ¿Pero era la doctrina el único problema? ¿Podría haber otra razón, una política?

Como un “hereje obstinado” él tenía todas sus posesiones confiscadas sin más dificultad. Él fue tratado terriblemente en prisión. Por consiguiente, es entendible que Servet estaba enojado e insultante en su confrontación con Calvino. Desgraciadamente para él, en ese momento Calvino estaba luchando para mantener su poder decadente en Ginebra. Los oponentes de Calvino usaron a Servet como un pretexto para atacar al gobierno teocrático del Reformador de Ginebra. Se volvió una cuestión de prestigio-siempre el punto delicado y penoso para cualquier régimen dictatorial-para Calvino de manera de afirmar su poder en este respecto. Él fue forzado a empujar la condenación de Servet con todos los medios a su autoridad.(21)

Bastante Irónicamente, la ejecución de Servet realmente no ayudó a sostener la fuerza de la Reforma de Ginebra. Al contrario, como Fritz Barth ha indicado, él “gravemente comprometió el calvinismo y puso en las manos de los católicos, a quienes Calvino quiso demostrar su ortodoxia cristiana, el mejor arma para la persecución de los hugonotes que eran nada más que herejes a sus ojos.” El procedimiento contra Servet sirvió como modelo de un juicio a un hereje protestante …. difirió en ningún respecto de los métodos de la Inquisición medieval …. La exitosa Reforma tampoco era capaz de resistir las tentaciones de poder.(22)

¿Era Calvino un Gran Teólogo?

¿Es posible para un hombre como Juan Calvino haber sido un “gran teólogo” y al mismo tiempo transgredir las Escrituras a semejante grado y después no mostrar ningún remordimiento? Estimado lector, ¿tiene usted un corazón que podría, como Juan Calvino, quemar a otra persona a la estaca?

Miremos esto de una manera diferente. Suponga que un hombre de su congregación con una reputación de ser un líder espiritual capturara al perro de su vecino, lo encadenara a una estaca, y entonces usara una pequeña cantidad de madera verde para quemar lentamente al perro hasta matarlo. ¿Qué pensaría usted de semejante persona, especialmente si después de todo eso él no mostrara ningún remordimiento? ¿Querría usted que él interpretara la Biblia por usted? ¡Para hacer las cosas aun peores para Juan Calvino, una persona, en comparación a un perro, fue creada a imagen y semejanza de Dios!

Nos guste o no, las Escrituras llevan a la conclusión de que el corazón de Juan Calvino no estaba iluminado espiritualmente, sino que en extremo oscurecido como resultado de su odio asesino por Servet. Calvino era, por consiguiente, espiritualmente incapaz de proporcionar correctamente la palabra de verdad.(23)

La Escritura declara lo siguiente sobre los asesinos:

Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican artes mágicas, los idólatras y todos los mentirosos recibirán como herencia el lago de fuego y azufre. Ésta es la segunda muerte. (Apocalipsis 21:8)

y ustedes saben que en ningún asesino permanece (mora) la vida eterna (1 Juan 3:15).

Algunos textos griegos (24) incluyen la palabra griega meno en 1 Juan 3:15. Esa palabra griega se traduce “permanece” (Marshall´s Literal, Young´s Literal) o “morando” (NASB, NKJV, NRSV, Amplified, Wuest, Green´s, KJV) y declara que las personas asesinas no tienen vida eterna permaneciendo (morando) en ellos. (La implicación de esta palabra griega es contraria a UVSSS, que dice que las personas pueden hacerse asesinas, como David, y aun ser salvas.)

Por consiguiente, ningún asesino es salvo. ¡Puesto que Juan Calvino era un asesino, entonces Calvino no era salvo según la Escritura! Es más, ya que los no salvos están oscurecidos en su comprensión espiritual (Efesios 4:18), y no pueden entender la Escritura en general, entonces Calvino estaba en tinieblas en su comprensión espiritual.

Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. (1 Corintios 2:14, Reina Valera 1960)

Esta verdad debe lanzar sospechas en las peculiares enseñanzas de Calvino de la misma manera que en las enseñanzas de la Sociedad de la Atalaya después de identificarla como falso profeta según Deuteronomio 18:20-22. Al señalar estos hechos sobre Juan Calvino o la Sociedad de la Atalaya no se utiliza el argumento ad hominem* como algunos lo confunden, sino que las verdades básicas de las Escrituras deben ser discernidas espiritualmente.

¡También, Calvino acogió enseñanzas que vinieron de un hombre que estaba específicamente condenado, según la Escritura, por predicar otro evangelio! (Vea el capítulo titulado, Definiciones y Orígenes de UVSSS) ¿Cómo podría acoger Calvino semejante fuente de enseñanzas teniendo en cuenta que esa fuente estaba espiritualmente en tinieblas si él mismo supuestamente era espiritualmente iluminado? La Escritura dice:

Ellos son del mundo; por eso hablan desde el punto de vista del mundo, y el mundo los escucha. (1 Juan 4:5)

¿Era Agustín del mundo? Además de Gálatas 1:8,9, nosotros también tenemos el hecho que sólo los no salvos hacen persecución a la personas por sus creencias religiosas. ¡Nunca vemos en el Nuevo Testamento un cristiano haciendo tal cosa! A pesar de esto, Agustín lo hacia. ¡Igualmente Calvino siguió ese ejemplo no escritural persiguiendo a personas por sus creencias religiosas!

Jesús dijo que nosotros podemos conocer a las personas por sus frutos (Mateo 12:33)-¡sea Juan Calvino o cualquier otra persona! Similarmente, el Apóstol que Juan escribió:

Se sabe quiénes son hijos de Dios y quiénes son hijos del diablo, porque cualquiera que no hace el bien, o que no ama a su hermano, no es de Dios. (1 Juan 3:10, VPDHH)

¿Puede decir usted que Calvino hizo el bien con respecto a la muerte de Servet (y de muchos otros) o estaba él en abierta y obvia violación a la Escritura?

Ningún otro ejemplo se necesita para evaluar objetivamente la condición espiritual de Calvino. Sin embargo, también deben mencionarse brevemente otro dos hombres:

Dos otros episodios famosos concernientes a Jacques Gruet y Jerome Bolsec. Gruet, a quien Calvino consideraba un libertino, había escrito cartas criticando a la Corte Eclesial y, aun más seriamente, había solicitado al rey católico de Francia que interviniera en los asuntos políticos y religiosos de Ginebra. Con la cooperación de Calvino él fue decapitado acusado de traición. Bolsec desafió públicamente las enseñanzas de Calvino sobre la predestinación, una doctrina que Bolsec, y muchos otros, consideraban moralmente repugnante. Desterrado de la ciudad en 1551, él se vengó en 1577 publicando una biografía de Calvino en la cual se le adjudicaba codicia, mala conducta financiera, y aberración sexual.(25)

¿Cómo Debe Uno Tratar Con Un Hereje?

¿Cómo se debe tratar a un hereje o a cualquier falso maestro, es decir, si uno está deseoso de ser guiado por las pautas bíblicas?

Pablo le escribió a Tito y tocó este mismo problema, mencionando las características que debe tener el anciano (u obispo, o supervisor) en la iglesia:

[El anciano] Debe apegarse a la palabra fiel, según la enseñanza que recibió, de modo que también pueda exhortar a otros con la sana doctrina y refutar a los que se opongan. Y es que hay muchos rebeldes, charlatanes y engañadores, especialmente los partidarios de la circuncisión. A ésos hay que taparles la boca, ya que están arruinando familias enteras al enseñar lo que no se debe; y lo hacen para obtener ganancias mal habidas. (Tito 1:9-11)

Claramente, entonces, a un maestro falso debe imponérsele silencio, no matándolo, como el fundador del calvinismo hizo, sino refutándolo con la Escritura. Éste es el verdadero método cristiano, en contraste con los ejemplos de Calvino y de su predecesor, Agustín.

Si el ejemplo de Calvino fuera nuestra norma, la próxima vez que un testigo de Jehová toque a nuestra puerta, nosotros deberíamos atacarlos y capturarlos, ligarlos a una estaca, y hacer velas humanas de ellos. ¿Puede imaginar usted a un cristiano profeso haciendo esto, mucho menos a un teólogo reputado? Si puede, podría usted obligarse a creer que semejante persona era verdaderamente salva y a la vez adherente a este extraño distintivo doctrinal?

También, los falsos maestros deben ser abiertamente nombrados así como Pablo abiertamente nombró a Himeneo y Fileto, que estaban trastornando la fe de algunos cristianos que Pablo conocía:

… y sus enseñanzas se extenderán como el cáncer. Esto es lo que sucede con Himeneo y Fileto, que se han desviado de la verdad diciendo que la resurrección ya pasó, y andan trastornando así la fe de algunos (2 Ti. 2:17,18, VPDHH).

Tan desagradable como esto puede ser a algunos, citar nombres es también un preventivo importante contra el veneno espiritual de un falso maestro.

Volviendo a Calvino, ¿puede decir usted que algunos están equivocados al concluir que él debe de haber sido gobernado por un espíritu diferente del que Pablo tenía, ya que las enseñanzas de Pablo acerca de cómo tratar con un hereje estaban diametralmente opuestas a las de Calvino?

Con respecto a estos hechos sobre la vida de Juan Calvino, ¿por qué estas cosas se han pasado por alto en nuestros días? ¿Podría ser porque muchos los ven como una refutación al calvinismo y que lo podría poner en una situación embarazosa?

¡La mayoría de las personas está aprendiendo recién ahora estos hechos chocantes sobre Juan Calvino por primera vez mientras leen esto!

Ningún evento ha influido más en el juicio de la historia de Calvino que el papel que él jugó en la captura y ejecución del médico español y aficionado teólogo Miguel Servet en 1553. Este evento ha oscurecido todo lo demás que Calvino logró y continúa avergonzando a sus admiradores modernos.(26)

Tres preguntas importantes permanecen que cada uno de nosotros debemos contestar:

(1) ¿Puede justificarse Bíblicamente a Juan Calvino por matar a Miguel Servet?

(2) ¿Puede un odio asesino, como Calvino tenía, hacer a alguien espiritualmente incapaz de interpretar las Escrituras con precisión (1 Cor. 2:14; 1 Jn. 2:9-11)?

(3) ¿Puede un asesino no arrepentido ser salvo (1 Jn. 3:15, comparar con Ap. 21:8)?

La Teología de Calvino

La versión de Calvino de la cristiandad es muy popular alrededor del mundo, pero ¿son sus puntos de vista Escriturales? Contestar afirmativo es decir que la doble predestinación de Calvino es verdadera, esto es, que algunos son predestinados para el cielo y otros son predestinados para el infierno.(27) Esto violaría muchas Escrituras, sobre todo 2 P. 3:9:

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. (Reina Valera 1960)

Un autor de UVSSS comenta sobre cómo esta enseñanza Calvinista afectó adversamente al poeta Guillermo Cowper:

Cowper también luchó con un problema teológico que él no se resolvió correctamente. Él creció en un tiempo cuando la doctrina de la elección era enfatizada, a saber, la idea de que Dios es el que escoge quién será salvo y que se dejará el resto para la condenación. Cowper sentía que él no era digno ser clasificado como pertenecer a los escogidos. Él pensó que, por cualquier razón, la elección lo excluyó de las maravillas del amor de Dios.(28)

Además, las enseñanzas de Calvino declaran que la obra de Jesús en la cruz no era infinita, porque según esa enseñanza, él no vertió su sangre para cada humano, sino sólo para los elegidos-aquellos predestinados a ser salvos. Esto es refutado claramente por 1 Juan 2:2:

Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo (Reina Valera 1960).

¡Aquellos que aceptan este punto del calvinismo, conocido como expiación limitada, nunca podrían decirles al azar a una persona que Jesús murió por ella, porque a menos que esa persona sea una de las escogidas, entonces Jesús no murió por ella!

Es más, Calvinismo realmente enseña que la regeneración precede a la fe:

Ver el reino de Dios ciertamente es el acto de fe y, como tal, la fe es imposible sin la regeneración. Por lo tanto la regeneración debe ser anterior a la fe. Nosotros podemos afirmar entonces sobre esta base que el orden es regeneración, fe, justificación.(29)

También, la doctrina de “la perseverancia de los santos” de Calvino afirma que el poder de Dios mantiene salva a una persona verdaderamente salva, aun cuando esa persona incurra en pecados graves y durante un tiempo continúe en eso.(30) ¡Esto claramente viola muchos ejemplos y advertencias bíblicas que demuestran lo opuesto!

Debe estar claro que, desde los días de Calvino hasta hoy, la doctrina de “la perseverancia de los santos” (comúnmente conocida por algunos como “una vez salvo siempre salvo”) ha sido a menudo una “licencia para la inmoralidad” enseñada bajo la estandarte de gracia. Judas 3, 4 declara:

Queridos hermanos, he sentido grandes deseos de escribirles acerca de la salvación que tanto ustedes como yo tenemos; pero ahora me veo en la necesidad de hacerlo para rogarles que luchen por la fe que una vez fue entregada al pueblo santo. Porque por medio de engaños se han infiltrado ciertas personas a quienes las Escrituras ya habían señalado desde hace mucho tiempo para la condenación. Son hombres malvados, que toman la bondad de nuestro Dios como pretexto para una vida desenfrenada, y niegan a nuestro único Dueño y Señor, Jesucristo. (VPDHH).

Así como la propia teología de Calvino le permitió su cruel y no escritural acción contra Servet, muchos en nuestros días son sexualmente inmorales, mentirosos, borrachines, codiciosos, etc., mientras ellos todavía profesan salvación. Ésta es una ramificación del mensaje de gracia de Calvino-una enseñanza que se ha extendido y provino de un hombre que pudo abiertamente quemar y matar a otro y en los siguientes diez años y siete meses de su vida, nunca públicamente arrepentirse de su crimen y pecado.

Las posteridad tiene una Deuda de Gratitud Conmigo

Calvino nunca cambió su punto de vista o pidió perdón por su conducta hacia Servet. Nueve años después de su ejecución él lo justificó en auto-defensa contra los reproches de Baudouin (1562), diciendo “Servet sufrió la pena debido a sus herejías, pero fue por mi voluntad? Ciertamente su arrogancia lo destruyó a él no menos que su impiedad. ¿Y acaso fue mío el crimen si nuestro Concilio, a mi pedido, de hecho, pero en conformidad con la opinión de las varias Iglesias, tomó venganza de sus blasfemias execrables? Dejen a Baudouin abusar de mí todo lo que él quiera, con tal de que, por el juicio de Melanchthon, la posteridad tenga conmigo una deuda de gratitud por haber purgado la Iglesia de tan pernicioso monstruo.”(31)

De hecho, Calvino no sólo nunca se arrepintió del episodio de Servet, él fue mucho más allá de eso al defenderse a sí mismo:

El trabajo de Calvino contra Servet le dio completa satisfacción a Melanchthon. Esa es la refutación más fuerte de los errores de su oponente que su edad produjo, pero esto no está libre de amargor contra uno que, por fin, había pedido humildemente su perdón, y quién había sido enviado al trono del juicio de Dios por una muerte violenta. Es imposible leer sin dolor el pasaje siguiente “Quienquiera que contienda ahora a sabiendas y de buena gana que es injusto matar a los herejes y blasfemos, incurre en su misma culpa. Esto no es impuesto por autoridad humana; es Dios que habla y prescribe una regla perpetua para su Iglesia.”(32)

Estimado lector moderno, ¿piensa usted que es injusto matar a un hereje? Si usted es como la mayoría, entonces, según Juan Calvino, el gran Reformador, ¡usted incurre en la misma culpa! (Por supuesto, no hay ninguna Escritura que puede darse para apoyar esta declaración de Calvino.)

También, al Calvino decir que era Dios que estaba hablando, ¿no parece como que él estaba afirmando ser un profeta? Es más, según Calvino, Dios tiene este tratamiento para con los herejes como una regla perpetua para su Iglesia. ¡Este es el real y desenmascarado Juan Calvino que muy pocos saben que existió!

Nosotros nos acercamos ahora al capítulo oscuro en la historia de Calvino que ha lanzado una oscuridad encima de su nombre justo, y lo expuso, no injustamente, al cargo de intolerancia y persecución que él compartió con su edad entera.

La quema de Servet y el decretum horribile(33) es suficiente en el juicio de una gran parte del mundo cristiano para condenarle a él y a su teología ….(34)

En Defensa De Calvino

A pesar de los hechos antes mencionados, no obstante hay algunas personas que todavía intentarán defender a Juan Calvino diciendo:

(1) La herejía trinitaria era un crimen de pena de muerte en esos días y en esa cultura;

(2) La decisión realmente no era de Calvino en absoluto sino que era una decisión del “Concilio de 25,” de Ginebra y era lo normal en esos tiempos;

(3) Calvino tenía un punto de vista erróneo de iglesia y estado;

(4) Otros Reformadores mayores estaban de acuerdo con ese proceso judicial.

¡Absolutamente ninguno de estos argumentos ofrecidos para defender a Calvino pueden apoyarse en las Escrituras!

Lucas 14:23

Como Agustín, Juan Calvino cita Lc. 14:23 como apoyo escritural para penar la herejía con muerte. Consideremos ese pasaje:

Dijo el señor al siervo Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa. (Lucas 14:23, Reina Valera 1960)

¡Este verso claramente no está hablando de destrucción sino de salvación! También, nosotros vemos en el libro de los Hechos que los discípulos del primer siglo forzaban a las personas para que fuesen salvas con argumentación escritural, nunca con persecución y muerte.

¿Finalmente, si uno o es predestinado para salvación o condenación, entonces ¿cómo pudiéramos forzarlos nosotros a entrar de cualquier manera? ¡Esa doctrina enseña que uno se salva o se pierde basado solamente en la opción al azar de Dios!

Específicamente con respecto a la herejía trinitaria, McNeill comenta:

Calvino albergó a otros que estaban lejos de la ortodoxia trinitaria. Pero hacia Servet él era implacable.(35)

Por la propia admisión de Calvino, él prometió matar a Servet, incluso antes de su juicio, cosa que más tarde logró. “El Concilio de 25″ de Ginebra tenía sólo un papel subordinado. Recuerde, Calvino era como el papa en autoridad gobernante de Ginebra:

La quema de Servet-permítame decirlo con suma claridad-era un hecho por el cual Calvino es el principal responsable. No se hizo a pesar de Calvino, como algunos admiradores fanáticos suelen decir. Él lo planeó de antemano y lo manipuló de comienzo a fin. Ocurrió debido a él y no a pesar de él …. Contrariamente a la leyenda que se está de moda por los fanáticos de Calvino, el espíritu de aquellos tiempos ya estaba relegando tal inhumanidad al limbo del pasado.(36)

Nosotros no debemos obedecer los dictados de nuestro día y cultura ya que no son escriturales. Si bien es verdad que Calvino tenía un punto de vista erróneo de iglesia y estado, debe agregarse que estaba equivocado porque eso no era escritural y era algo que llevaba a las muertes prematuras de otros.

Finalmente, no es pertinente si otros Reformadores están de acuerdo o discrepan con la decisión de Calvino. Esto no tiene peso en absoluto en lo que es correcto o malo. Sólo la Escritura y tan sólo la Palabra de Dios puede determinar eso (2 Timoteo 3:16,17), y la misma explícitamente condena las acciones crueles de Calvino. ¡Recuerde, Sola Scriptura!

Las cenizas de Servet clamarán contra él [Calvino] tanto tiempo como sea necesario con tal de que los nombres de estos dos hombres sean conocidos en el mundo.(37)

Considere Esto …

Juan Calvino escribió:

Quienquiera que ahora a sabiendas y de buena gana contienda que es injusto que los herejes y blasfemos sean llevados a la muerte, incurre en la misma culpa. Esto no es impuesto por autoridad humana; ,b>es Dios que habla y prescribe una regla perpetua para su Iglesia.(38)

Las siguientes son propias palabras de Juan Calvino, en el prefacio a la Edición francesa en 1545, sobre sus propia Institución de la Religión Cristiana:

Yo no me atrevo a tener demasiado fuerte testimonio a su favor, ni a declarar cuán provechosa la lectura de él ha de ser, para que no parezca que aprecio mi propio trabajo demasiado favorablemente. Sin embargo, yo puedo dar mucha seguridad a esto, que será un tipo de llave que abre a todos los hijos de Dios un acceso recto y eficaz para la comprensión del sagrado tomo. Por esta razón, si nuestro Señor me da de aquí en adelante los medios y la oportunidad de componer algunos comentarios, yo usaré la mayor brevedad posible, de manera que no haya ocasión de hacer largas digresiones, ya que yo tengo de una manera deducida en longitud todos los artículos que pertenecen a la Cristiandad.

Y ya que nosotros estamos obligados a reconocer que toda la verdad y la doctrina legítima proceden de Dios, yo audazmente me aventuro en declarar lo que yo pienso de este trabajo, reconociéndolo como el trabajo de Dios en lugar del mío. A él, de hecho, debe adjudicársele la alabanza debida.(39)

Notas

*Apelando a consideraciones personales en lugar de a hecho o razón.

1. Servet escribió sobre la circulación pulmonar de la sangre muchos años antes de que a William Harvey le dieran el crédito por su descubrimiento.

2. “Por sólo dos asuntos, significativamente, Servet fue condenado – a saber, el anti-Trinitarianismo y el anti-Pedobautismo.” Roland H. Bainton, Roland H. Bainton, Hunted Heretic [Hereje Perseguido] (Boston: The Beacon Press, 1953), pág. 207. [Comentario Si bien Servet estaba equivocado sobre la Trinidad, con respecto a su rechazo del bautismo infantil, Servet dijo, "es una invención del diablo, un engaño infernal para la destrucción de toda la cristiandad" (Ibid., pág. 186). Muchos cristianos de nuestros días no podrían sino dar un "Amén" a esta declaración hecha sobre el bautismo infantil. Sin embargo, esto es, en parte, por lo que Servet fue condenado a muerte.]

3. Henry C. Sheldon, History of the Christian Church [Historia de la Iglesia Cristiana], Vol. 3 (Hendrickson Publishers, Inc. Edition, Second Printing, 1994), p. 159, fn.

4. Elgin Moyer, The Wycliffe Biographical Dictionary Of The Church, Revised and enlarged by Earle E. Cairns [El Diccionario Biografico Wycliffe de la Iglesia, Revisado y ampliado por Earle E. Cairns] (Chicago: Moody Press, 1982), p. 73.

5. Stephen Hole Fritchman, Men Of Liberty [Hombres De Libertad] (Port Washington, NY: Kennikat Press, Inc., Reissued, 1968), p. 8.

6. Walter Nigg, The Heretics [Los Herejes] (Alfred A. Knopf, Inc., 1962), p. 328.

7. Fisk, Calvinistic Paths Retraced [Las Sendas Calvinistas Desandadas], p. 116.

8. Steven Ozment, The Age Of Reformation 1250-1550 [La Edad De La Reforma] (New Haven and London Yale University Press, 1980), p. 370.

9. William P. Barker, Who’s Who In Church History [Quién Es Quién En La Historia De La Iglesia] (Old Tappan, NJ: Fleming H. Revell Company, 1969), p. 252. 10. John Calvin, Institutes of the Christian Religion [Institución de la Religión Cristiana] (Grand Rapids, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Co., reimpresión de 1995), traducido por Henry Beveridge, pp. 22, 23.

11. Nigg, The Heretics [Los Herejes], p. 326.

12. Moyer, The Wycliffe Biographical Dictionary Of The Church [El Diccionario Biografico Wycliffe De La Iglesia], p. 366.

13. Fisk, Calvinistic Paths Retraced [Las Sendas Calvinistas Desandadas], p. 116.

14. John F. Fulton, Michael Servetus Humanist and Martyr [Miguel Servet Humanista y Martir] (New York, NY: Herbert Reichner, 1953), p. 35.

15. Nigg, The Heretics [Los Herejes], p. 327.

16. Fisk, Calvinistic Paths Retraced [Las Sendas Calvinistas Desandadas], p. 116.

17. Schaff, History of the Christian Church [Historia de la Iglesia Cristiana], Vol. VIII, p. 789.

18. Sheldon, History of the Christian Church [Historia de la Iglesia Cristiana], Vol. 3, p. 160.

19. Bainton, Hunted Heretic, p. 214. [Hereje Perseguido] [Comentario En ninguna parte de la Biblia podemos ver esta clase de énfasis para la salvación de uno. El ladrón agonizante, el carcelero de Filipos y Cornelio fueron todos salvos por una muy básica confiada-sometida fe en Jesús.]

20. Juan Hus atacó varias herejías católicas romanas como la transubstanciación, la subordinación al papa, la creencia en los santos, la eficacia de absolución a través del sacerdocio, la obediencia incondicional a los gobernantes terrenales y la simonia. Hus también hizo de las Santas Escrituras la única regla en materias de religión y fe. Vea El Wycliffe Biographical Dictionary Of The Church [Diccionario Biográfico Wycliffe De La Iglesia], p. 201.

21. Nigg, The Heretics [Los Herejes], p. 326.

22. Ibid., pp. 328, 329.

23. Por ejemplo, contraste el significado que Jesús dio de la parábola de las cizañas en el campo (Mt. 13:24-43) a lo que Calvino enseñó. El Señor nos dijo “el campo es el mundo” (v. 38); Juan Calvino enseñó “el campo es la iglesia. “Vea el comentario verso por verso de Calvino al evangelio de Mateo.

24. Twenty-first edition of Eberhard Nestle’s Novum Testament Graece and Textus Receptus. [Edición vigésimo primera edición de Eberhard Nestle Novum Testament Graece y Textus Receptus.]

25. Ozment, The Age Of Reformation 1250-1550 [La Edad De La Reforma 1250-1550], páginas 368, 369. El libro de Bolsec en el cual él atribuye a Calvino unos dichos que se citan en Histoire de la vie, moeurs, actes, doctrine, constance et mort de Jean Calvin … pub. a Lyon en 1577, ed. M. Louis-Francois Chastel (Lyon, 1875).

26. Ibid., p. 369.

27. Calvin, Institutes of the Christian Religion [Institución de la Religión Cristiana], Vol. 2, p. 202.

28. Erwin W. Lutzer, How You Can Be Sure That You Will Spend Eternity With God [Cómo Puede Usted Estar Seguro De Que Pasará La Eternidad Con Dios] (Chicago: Moody Press, 1996), pp. 137, 138.

29. John Murray, Redemption-Accomplished and Applied [Redención -Consumada y aplicada] (Grand Rapids 3, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Company, 1955), p. 104.

30. Westminster Confession, Of the Perseverance of the Saints [La Confesión de Westminster, de la Perseverancia de los Santos], capitulo XVII, divido en párrafo 3,6.096.

31. Schaff, History of the Christian Church [Historia de la Iglesia Cristiana] Vol. VIII, pp. 690, 691.

32. Ibid., p. 791.

33. Se refiere al decreto de reprobación de Calvino (Ibid., p. 559).

34. Ibid., p. 687.

35. Fisk, Calvinistic Paths Retraced [Las Sendas Calvinistas Desandadas], p. 116.

36. Ibid., pp. 115, 116.

37. Nigg, The Heretics [Los Herejes], p. 328.

38. Schaff, History of the Christian Church [Historia de la Religión Cristiana], Vol. VIII, p. 791.

39. Calvin, Institutes of the Christian Religion [Institución de la Religión Cristiana], pp. 22, 23.


Red: www.alcanceevangelistico.org

Dirección: P.O. Box 265, Washington, PA 15301-0265, USA

 

 

 

Burning the Heretics

A sermon by Dave Weissbard, delivered at The Unitarian Universalist Church.

Rockford, Illinois. 10/27/2002.

 

Traducción de Quemando a los Herejes.Resumiendo la vida de Serveto, que ya conocemos, y destacando las novedades y puntos de vista propios del autor.   

 

          Weissbard relata en su sermón, su viaje a Nueva York, para el examen de un nuevo libro sobre Michael Servetus, el héroe del Unitarismo,le llama, que fue quemado en la estaca por el héroe Evangélico cristiano, John Calvin, el 27 de octubre de 1553. La historia fascinante de Servetus, dice, es una parte de nuestra historia como iglesia, y sus ideas, así lo demuestra el cambio reciente en la Register Star,  y son también una parte de nuestro presente.

          Continúa exponiendo que el libro que debía analizar, era Out of the Flames (Fuera de las Llamas), escrito por Lorenzo y Nancy Goldstone, y publicado por Books Broadway, subsidiaria de Random House. Recomienda entusiastamente su lectura. Reconociendo que el libro de los Goldstone está sumamente subordinado a la biografía de Servetus escrita por el historiador de iglesia, Roland Bainton y publicado por su Association’s Beacon Press en 1953, en el 400th aniversario de la ejecución de Servetus. Lo que los Goldstone’s han hecho, es un trascendente trabajo para transformar los acontecimientos históricos en una novela de aventura, para la cual ellos subrayan mucho el  contexto social y político de la época. El suyo es un verdadero “page-turner ” y puede atraer más atención hacia Servetus y la libertad religiosa, que Bainton, cuyo trabajo es más investigador. Continúa así su sermón:

[ Servetus: su juventud]

          Déjeme compartir con usted algunos pasajes de la vida y la muerte de Michael Servetus como han llegado hasta nosotros.

          Miguel Serveto Conesa , nació el 29 de septiembre de 1511 en Villanueva de Sijena en la esquina noreste de España, cerca de la frontera francesa.

          Tenía trece años cuando ya leía en español, francés,  griego, latín, y hebreo. El conocimiento del hebreo era insólito, porque la iglesia prohibió aquel saber, para que la gente no fuera capaz de leer las Escrituras hebreas en la lengua original, es decir, sin los filtros de sus propios traductores.

          Su padre le envió a la Universidad en Zaragoza,  donde atrajo la atención del clérigo Juan de Quintana, que le hizo su secretario personal. Esto le dió acceso a libros que no estaban sobre el plan de estudios normal, como los trabajos de los humanistas y del monje alemán Martin Luther. Servetus siguió a  Quintana a su siguiente puesto en la Universidad de Barcelona, pero su padre insistió en que continuara sus estudios de leyes en la Universidad de Toulouse, que era un “enclave de radicalismo”.  Quintana, al ser escogido para ser el Confesor a Carlos V,  lo llevó como su secretario privado. Servetus con 18 años, estuvo en la coronación del Emperador Carlos como por el Papa Clemente y quedó horrorizado de la opulencia del acontecimiento. Dimitió como secretario  de Quintana y se dirigió a Basilea, que tenía reputación de asilo humanista.

          Servetus fue a la casa de Johannes Oecolampadius, antiguo ayudante de Erasmo. Los Goldstone’s sugieren:

No es difícil de imaginarse la reacción Oecolampadius’s cuando el jóven, brillante, sumamente erudito, con un puesto clave en la corte de Carlos V, apareció en su puerta. Un recluta más  importante sería difícil de prever.

Lo que Servetus no sabía era que su anfitrión había moderado sus ideas, y el anfitrión no previó que su invitado mantendría en su casa sus desacuerdos teológicos.

[ la Trinidad]

          Servetus creía que la doctrina de la Trinidad no estaba basado en la Biblia, y que era un producto de criterios posteriores. No podía encontrar ninguna base bíblica y creyó que el cristianismo tenía que limpiarse de aquella falsa enseñanza. Él escribió;

God himself is our spirit dwelling in us and this is the Holy Spirit within us. In this we testify that there is in our spirit a certain working latent energy, a certain heavenly sense, a latent divinity and it bloweth where it listeth and I hear its voice and I know not whence it comes or whither it goes, So is everyone that is born of the spirit of God.

 

          Servetus y su anfitrión pelearon. Servetus averiguó que estuvo a punto de ser denunciado por Oecolampadius, y escapó a Estrasburgo, donde, con 20 años, imprimió su primer libro, Sobre los Errores de la Trinidad. Con más de treinta citas en latín, griego, hebreo y árabe, sosteniendo todos sus puntos de vista en la Biblia. Los Goldstone’s sugieren:

Servetus was so smart that it never seemed to occur to him that his arguments would be more effective if he didn’t imply that anyone holding an opposing view was an idiot.

 

          Es importante entender que Servetus no es nuestro contemporáneo. Él creyó apasionadamente en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, como disposiciones de un Dios y no seres separados y distintos.

          El editor adivinó el riesgo y rehusó poner su nombre en el libro, pero de las 1,000 copias imprimidas, fueron vendidas inmediatamente con un enorme éxito.

          Lo que atrajo la atención, de la Inquisición en España condenando inmediatamente a Servetus a muerte por su herejía. Él no estaba allí, y las tentativas de la Inquisición para conseguir que volviera a casa, fracasa. Michael Servetus desapareció de la faz de la tierra.

( de Villeneuve )

          Con 22 años, (un brillante diamante llamaron a Michel de Villeneuve) comenzó a estudiar Matemáticas en la Universidad de París. Había también otro estudiante brillante y ambicioso, Johannus Calvinus. Calvin odió a Michel de Villenueve, quien sabía que era Michael Servetus. Servetus ya había experimentado en su corta vida, muchos de los logros a los que aspiraba Calvin. Calvin se vió forzado a escapar. Michel de Villeneuve aún no había sido identificado como Servetus, y estaba a salvo por el momento. Servetus comenzó a atraer la atención para sus ideas entre los reformadores en París, y Calvin, enterado de ello, se enfureció. Calvin decidió arriesgar su vida concertando un debate secreto con Servetus, confiando en que invitaran a reformadores. Servetus rehusó asistir,  sintiendose Calvin humillado.

          Servetus se trasladó a Lyon en 1535. Había allí más de 100 editores, y Servetus encontró  trabajo como  corrector. Uno de los libros que él corrigió era un texto médico de Symphorien Champier, que impresionado por el trabajo, lo hizo su secretario personal. Por recomendación de Champier, Servetus volvió a París en 1536 como estudiante de medicina (en realidad, él no era oficialmente un estudiante, pues para hacerse, habría requerido una partida de nacimiento que no estaba dispuesto a proporcionar, debido a lo que esto revelaría.) Después de un año de estudios, Servetus publicó un folleto sobre Jarabes. Comenzó a tener problemas con la facultad y tuvo que abandonar sus estudios, habiendo realizado sólo dos de los cuatro años requeridos.

Volvió a Lyon y luego se estableció como médico en Charlieu. Uno de sus antiguos alumnos, el arzobispo de Vienne, lo convenció de ir allí, a practicar la medicina. Había también en Vienne una imprenta, y podría seguir corrigiendo sus escritos, al tiempo de prácticar la medicina.

          Se hizo muy popular como Michel de Villeneuve, erudito y médico brillante. Lo llamaron para tratar a los ciudadanos más prominentes y sus familias. Durante una docena de años vivió tranquilo, pero él era Michael Servetus. En la edición de la Biblia que realizó, no podía menos de añadir sus propios comentarios, como la indicación de que Isaiah no dice que “la virgen concebirá ”, sólo que “ una mujer jóven casadera  concebirá”.

[ Calvin, otra vez]

          Uno de sus buenos amigos, con quien discutió de teología, era Jean Frellon. Servetus continuó rebatiéndole con argumentos, y decidió que estaría bien atraer a su amigo John Calvin al debate. La correspondencia entre ellos comenzó en 1546 y la primer carta de Servetus era muy cortés; la respuesta de Calvin fue condescendiente y oficiosa.  Servetus al recibir la respuesta, despreció los conocimientos de Calvin. Calvin no contestó. Servetus había estado trabajando sobre un nuevo manuscrito que iba a llamar la Restauración de cristianismo, y envió su manuscrito a Calvin para comentarlo. Calvin le envió después una copia de sus Institutos de Christian Religion. Servetus argumentó sobre la copia, línea por la línea, mostrando como Calvin era un  ignorante, y se lo remitió.

          Calvin escribió una carta al Cardenal de Tournon, enemigo de los Protestantes, diciéndolo que Michel de Villeneuve era realmente Michael Servetus. Tournon, consideró que era una maldad de Calvin, y se rió de la carta.

          Servetus continuó escribiendo a Calvin, suplicando que le devolviera su manuscrito, pero Calvin lo guardó. Villeneuve siguió escribiendo y en 1552 su Restauración de cristianismo fue publicada en secreto. Un paquete de libros fue enviada a Ginebra, donde gobernaba Calvin.

          

          Calvin estaba, otra vez, furioso. Prohibió el libro y arrancó dieciséis páginas de la copia que guardaba, envíandolas con una carta a su primo en Lyon, en la que se burlaba de la presencia de un hereje en su región. El primo expidió la carta a las autoridades que investigaron, encargando a Guy de Maugiron seguir con las indagaciones. Maugiron era amigo de Servetus, ya que el doctor había salvado la vida de su hija. Servetus fue convocado, donde los jueces se había reunido. Tardó dos horas en ir allí, y cuando fue acusado, se defendió con elocuencia. Su casa fuera registrada, y nada se encontró. Su amigo le había dado el tiempo necesario para esconder todas las pruebas incriminatorias. Los jueces trasladaron el asunto al Arzobispo, que era amigo de Servetus, y  rehusó actuar.

            Calvin volvió a escribir otra vez y enviar más pruebas. Cuando la segunda carta falló,  intentó la tercera, que tuvo éxito.

          Servetus fue detenido, encarcelado y condenado a muerte por sus herejías. Esa noche él se escapó de la cárcel.

[ en la hoguera]

           Aquí es donde la historia enloquece. Servetus al escaparse, decidió ir a Nápoles donde estaban sus compatriotas. Por alguna razón inexplicable, para ir al sur, comenzó a ir al norte:  decidió ir por Ginebra, el feudo de Calvin.

          Se hospedó en la Posada de la Rosa y pidió ayuda para viajar a Italia. No había ningún transporte, porque era  domingo y Servetus fue a la iglesia donde Calvin predicaba. Siendo reconocido, fue detenido y encarcelado.

          El juicio duró semanas. Servetus encerrado sufrió el abandono, entre los piojos,  la hernia y que no le dieran ropa ni artículos de aseo. Estaba claro que Servetus no había roto ninguna ley en Ginebra, pero esto no importó. Servetus rechazó retractarse de su “crimen ” de discrepar con Calvin. Presentó su caso con elocuencia, a pesar de no tener a su disposición los cargos que habían sido formulados contra él, está claro que nosotros habríamos sido liberados o al menos solamente desterrados. Ellos le acusaron de ser lascivo, de lo que no había ninguna prueba. Declaró haber sido  impotente desde la niñez debido a la cirugía. Dijeron que  debía ser  judío, ya que era capaz de leer hebreo y entonces leyó el Corán en árabe. Le acusaron de  oponerse el bautismo infantil, de lo cual era de verdad culpable, pero argumentó que la gente nacía pura y sólo por malas decisiones, se hicieron pecadores. Creía que la gente sólo debería ser bautizada cuando tenían treinta años, como Jesús. Esto era una herejía.

           Bainton dice del argumento del juicio:

Ø      Servetus believed that Calvin’s doctrine of original sin, total depravity, and determination reducedd man to a log and a stone. Calvin believed that Servetus’ doctrine of the deification of humanity degraded God and made deity subject to the vices and infirmities of the flesh. That was why Calvin could not admit any spark of divinity in Children and when Servetus declared that they could not commit a mortal sin, Calvin answered, “He is worthy that all the little chickens, all sweet and innocent as he makes them, should dig out his eyes a hundred thousand times.”

[martirio]

          El 26 de octubre de 1553, fue condenado “a ser conducido a Champel y allí atado a una estaca, ser quemado con su libro hasta reducirlo a cenizas”. Servetus pidió ser ejecutado con una espada en vez de quemado, porque tuvo miedo que con el dolor, pudiera retractarse de sus firmes creencia y así anular el trabajo de su vida entera, pero Calvin lo rechazó.

          Al día siguiente fue conducido a la estaca. Todos sus enemigos estaban allí, desafiándolo para retractarse, pero él los rechazó. Ha existido una tendencia en las películas para glorificar la muerte en la hoguera. Pero en verdad no era encantadora. Escogieron la madera verde, para que no se quemara demasiado rápidamente. Fue colocado en la estaca con una cadena de hierro alrededor de su cuerpo y una gruesa cuerda enrollada en su cuello. Una corona de paja y hojas impregnada de azufre en su cabeza, una copia de su libro atada a su brazo, y el fuego encendido. Treinta minutos duró su agonía. Su último gritó fue: “Oh Jesús, Hijo de Dios eterno, ten  compasión sobre mí. En lugar de decir, “Hijo eterno de Dios”.

          Calvin fue criticado por este crimen. En 1554, publicó un escrito en el que trató de justificar lo que  había hecho, sobre la base de que Servetus era una amenaza a toda la religión. “La forma como Servetus, de verdad, manosea los misterios de la religión, es como si un cerdo fuera empujando con sus hocicos un tesoro de cosas sagradas. ”

          Calvin trató de destruir todos los  libros de Servetus y una ironía de la historia; durante muchos años, sólo se conocían dos copias de la Restauración de cristianismo. Finalmente una tercera copia fue encontrada, en la que las dieciséis primeras páginas habían sido rasgadas. Esta era la copia personal de Calvin que  fue capaz de destruir al hombre, pero no sus ideas. Está claro que las ideas enseñadas por Servetus, siguieron extendiéndose, y fueron las raíces de nuestras modernas iglesias de Unitario Universalista.

[ no es sólo un problema antiguo]

           La cuestión, aquí subyacente, no es sólo una historia antigua. También en la actualidad existe la incapacidad de muchas personas, para distinguir entre lo que ellos creen y lo que ellos saben. De hecho, es frecuente, que la gente está más inclinada a luchar, cuando tienen alguna duda sobre la verdad que defienden. Los que son firmes en sus creencia, están menos inclinados a tener que perseguir las ideas de los otros.

         Ayer escuché a un clérigo manifestar: “Quien es cristiano, SABE que Jesús es Lord sobre todas las cosas”. Mejor podría haber dicho CREE.

          Sebastian Castellio, contemporáneo de Calvin y uno de sus críticos, dijo esto sobre la ejecución de Servetus:

 

  Men [sic.] are so strongly convinced of the soundness of their own opinions, or rather of the illusive certainty that their own opinions are sound, that they despise the opinions of others. Cruelties and persecutions are the outcome of arrogance, so that a man will not tolerate others differing in any way from his own views, although there are today almost as many opinions as there are individuals. Yet there is not one sect which does not condemn all the others and wish to reign supreme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>